Viaje a Washington, D. C. – Parte 3

Continuando la miniguía por Washington (Parte 1 y Parte 2 ), hoy toca seguir la ruta por el National Mall y visitar los distintos memoriales que están repartidos por el parque. Yo no tuve la oportunidad de visitar todos y en este post tampoco los menciono todos, pero siempre podéis usar el mapa que enlacé en el primero post para ubicarlos.

Partiendo del Washington Monument, donde nos quedamos la ultima vez, y caminando hacia el oeste se encuentra el National World War II Memorial, en recuerdo de los soldados que lucharon en la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un monumento que rodea la Rainbow Pool y su fuente, ambas de . El monumento se empezó a construir en 2001, bajo el mandato de George W. Bush, y se abrió al público en 2004. Durante el proceso hubo bastante polémica porque había quien veía retazos del estilo arquitectónico nazi en el monumento, por lo pomposo del diseño (ver Wiki EN y/o Wiki ES para entender qué es este estilo). Además, era un espacio muy utilizado para protestas y celebraciones ciudadanas, aprovechando la ubicación y su visibilidad.

National World War II Memorial y Rainbow Pool

El monumento en sí son dos arcos, uno al norte y otro al sur, y 56 pilares repartidos en dos semicírculos, todo ello rodeando la fuente de la Rainbow Pool original, que está algo hundida. Si os acercáis por allí, veréis que cada uno de los pilares tiene un nombre de un estado y los arcos, están inscritos con Atlántico y Pacífico. Según me comentó mi host, los turistas tienen la costumbre de buscar su estado y sacarse una foto bajo el nombre. Pero para buscar el estado propio, es probable acabar recorriendo el monumento entero, porque la distribución no está muy clara: ni todos los estados del este están más próximos al arco del Atlántico, ni todos los del oeste están cerca del arco del Pacífico. Es más, recuerdo que tanto mi host como yo nos quedamos muy pillados con que apareciesen las Filipinas por allí. Pero una pequeña visita a Wikipedia en inglés (¡gracias Wiki!) me dice que los pilares son los 48 estados que tenían los EE. UU. en 1945 más los territorios asociados, que en aquel momento eran Distrito de Columbia, Hawaii, Alaska, Filipinas, Puerto Rico, Guam, Islas Vírgenes e Islas Marianas.

En cuanto a la distribución, sigo todavía con la incógnita. Pero las paredes que rodean el monumento sí que están relacionadas con los arcos, aunque yo no lo pude comprobar porque no rodeé el monumento. Al parecer, si se entra al monumento por el extremo este, en la pared que se extiende hacia la izquierda (hacia el arco del Pacífico) hay una sucesión de imágenes en relieve de soldados en formación, pasando exámenes médicos, jurando la bandera y en plena guerra. La última escena representa la vuelta a casa y el entierro de los caídos. En la pared que se extiende hacia la derecha (hacia el arco del Atlántico), los relieves representan escenas europeas, algunas de ellas en referencia a Reino Unido y la preparación previa a ataques aéreos y navales. La última imagen a este lado es el apretón de manos entre los ejércitos americano y ruso, cuando los frentes este y oeste de la guerra se encuentran.

Imagen de la Freedom Wall. Tomada de Wikipedia Commons.

En la pared oeste del monumento está la Pared de la Libertad, Freedom Wall, donde se encuentran 4048 estrellas, cada una representando 100 soldados americanos muertos en el frente. Además, existe también una inscripción que reza «The Price of freedom» (el precio de la libertad).

Si salimos del monumento por este lado oeste, nos encontramos ante la Lincoln Memorial Reflecting Pool. Se trata de un estanque rectangular de 618 metros (2029 pies) de largo por 51 metros (167 pies) de ancho que se encuentra delante del edificio que alberga el monumento en memoria a Abraham Lincoln, que está en el otro extremo. De ahí su nombre. La vista desde el monumento a los caídos en la Segunda Guerra Mundial es bastante espectacular, especialmente porque el Lincoln Memorial recuerda a los templos de la Antigua Grecia con sus columnas dóricas, sus escaleras para dirigirse al anterior y el mármol como principal material de construcción.

Estatua de Abraham Lincoln. Foto de Jeff Kubina (flickr)

Se trata de un monumento abierto y con esto entiéndase que, a pesar de ser un edificio, la estancia no está completamente cerrada. En el interior se encuentra una escultura gigante de otro personaje político muy relevante de este país: Abraham Lincoln. Y es que el decimosexto presidente de los Estados Unidos fue el encargado de liderar el país durante la Guerra Civil y quien abolió la esclavitud. La escultura es capaz de transmitir la relevancia de Lincoln pues, a pesar de estar sentado, resulta imponente, probablemente por la cara y pose con las que está representado. Con ambos brazos estirados sobre los reposabrazos del asiento, parece diciendo «Aquí estoy, me has encontrado. ¿Qué quieres?». Y, dado que la sala se abre al National Mall y, por tanto, a la ciudad de Washington, parece que se dirige a todos los ciudadanos.

Vistas desde el Lincoln Memorial.

Y es que si las vistas desde el otro extremo de la Reflecting Pool eran preciosas, desde este punto son aún mejores. Al sentarse en las escaleras, donde es complicado encontrar un hueco, uno puede disfrutar de las vistas del parque con el monumento a Washington, su reflejo en el estanque y el Capitolio, directamente detrás del obelisco pero al fondo (muy muy al fondo). Recuerdo haber tenido una conversación un tanto curiosa con mi host comentando que el propio edificio sería un buen punto para hacer una fiesta: vistas a la ciudad, sala amplia, bien ventilada y cool… Sería cosa de instalar un buen sistema de sonido y alguna luz. Una pena que no se pueda hacer. 😉

El último punto que visité y que me queda por comentar es el Jefferson Memorial. Este último se encuentra un poco más alejado del resto de lugares que os he ido describiendo. Para llegar hasta allí es posible ir por la 14 Street SW, que pasa justo al este del Washington Monument, y luego coger Ohio Drive SW. Esta opción, que es la que hicimos nosotros, os lleva por una zona, otra vez, con edificios gubernamentales gigantescos, entre ellos el Departamento de Agricultura y el US Bureau of Engraving and Printing, el equivalente a nuestra Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. (Si queréis compraros un boli de 21$ que tiene un billete de 20$ gastado dentro… Este es el lugar 😉 ).

Vista de la Tidal Basin y el Jefferson Memorial desde Ohio Drive SW.

La otra opción es, a partir del Lincoln Memorial, recorrer las obras conmemorativas que rodean la Tidal Basin. En esta ruta se pasa por el monumento en memoria de Marthin Luther King, que no el lugar donde realizó su famoso discurso de I have a Dream. Este discurso lo hizo en las escaleras del Lincoln Memorial, podéis encontrar una pequeña inscripción en el centro del descansillo de las escaleras. El segundo monumento recuerda a Franklin D. Roosevelt, trigesimosegundo presidente de los Estados Unidos y cuyo mandato (1933-1945) incluye la Segunda Guerra Mundial. Cualquiera de las dos opciones es buena ya que se tiene una perspectiva distinta a la que uno puede asociar a la capital de EE. UU., no parece una ciudad tan importante cuando lo que estás viendo es un río y un parque muy arbolado. Pero el monumento a Washington la delata siempre.

Vistas desde el Jefferson Memorial.

El paseo por la rivera del río es tranquilo y relajante pero gana aún más si vais en marzo. Y es que los árboles son cerezos y, durante dos semanas en marzo, están en flor y en su momento máximo apogeo. Es más, es muy probable que en los recuerdos que veáis de la ciudad aparezcan las flores rosadas del cerezo o se mencione este momento, llamado Cherry Blossom en inglés. Es una vista muy típica y de la que están muy orgullosos en la ciudad.

Escultura de Thomas Jefferson.

Según vayáis bordeando la Tidal Basin, veréis un edificio otra vez que recuerda al estilo griego situado en una isla (en realidad es una isla pero bastante más grande que sólo el edificio y las zonas colindantes). Es el Jefferson Memorial, dedicado a Thomas Jefferson, el tercer presidente de los Estados Unidos y que había tenido posiciones de importancia en los mandatos de los dos primeros presidentes: Secretario del Estado (equivalente al Ministro de Exteriores en temas no relacionados con el ejército o la seguridad del estado) con George Washington y segundo Vicepresidente con John Adams. Además, también se le considera como uno de los Founding Fathers (padres fundadores)de la nación, ya que fue el principal encargado de escribir el borrador y el documento final de la Declaración de Independencia.

Avión en maniobra de aproximación previa al aterrizaje en el Ronald Reagan Airport.

Se me ha olvidado comentarlo en las anteriores entradas pero… Es muy probable que durante vuestra visita por el National Mall veáis aviones en descenso y relativamente cerca. Tranquilos, están realizando la aproximación al aeropuerto. Y es que el Ronald Reagan Airport está practicamente al lado, al otro lado del río, en Arlington. Y ya puestos, comento: aterrizar en el Reagan por la noche es precioso. Uno tiene la oportunidad de ver los diferentes monumentos iluminados (¡y qué iluminados!) justo antes de aterrizar. Y esto es literal, de la que el avión empieza la maniobra de aterrizaje y va viendo acercarse el suelo, las vistas son espléndidas y, practicamente después de haber disfrutado de las vistas, el avión está tocando tierra en el aeropuerto. Merece la pena, ¡de verdad!

El Pentágono visto desde el aire.

Y hablando de aviones… Durante el despegue y aterrizaje tenéis la oportunidad de ver uno de los edificios más conocidos de los Estados Unidos: el Pentágono. Seguramente os hayáis preguntado por qué no había comentado nada antes en mi miniguía por Washington. Pues la principal razón es esa, que no está en Washington y, por ende, tampoco en el Distrito de Columbia. Obviamente, el acceso está restringido así que, si queréis verlo, la única opción que conozco es estar atento desde el avión, ¡se reconoce fácilmente! 😉 Si nos ponemos tiquismiquis con la geografía, el Pentágono está en Arlington, VA. Tal es la importancia que tiene en una zona de la ciudad que dos de las paradas del tren de las líneas amarilla (YL) y azul (BL) se llaman Pentagon y Pentagon City. Es más, su influencia se aprecia también en los anuncios: muchos están relacionados bien con las fuerzas armadas directamente (Armada, Ejército de Tierra, Ejército del Aire) o con tecnología aplicada a la defensa (aviones, software para reforzar la seguridad de los datos con los que se trabaja, etc.).

Estación del WMTA en Pentagon City

Seguramente también os sonará el Cementerio Nacional de Arlington, en muchas series y películas lo mencionan o lo muestra/recrean en escenas de entierros de personal militar. Como su propio nombre indica, está en Arlington y es tan grande que, según me contaron, para localizar las tumbas a las familias les dan un código y, con ese código en el cementerio te ayudan a encontrar la tumba. Deben tener un sistema de letras y números que, en ciertos puntos del cementerio da saltos o no tiene la continuidad esperada. Si quisiéseis acercaros, la parada del tren en la que tenéis que bajaros es Arlington National Cemetery en la línea azul (BL).

Cambiando de tercio, a temas más alegres, no quería despedirme sin hacer un par de sugerencias sobre lugares con bares y clubs donde pasar un buen rato. Así que, si sois fiesteros o queréis aprovechar para conocer la noche de la capital, los lugares a ir son DuPont Circle y U Street. Podéis encontrar de todo, desde clubes con sólo música latina, otros con el hip-hop que tanto les encanta en este país y otros que van mezclando y saltan de una cosa a la otra. A mí, personalmente, me gustaron las dos zonas y los tres bares a los que me llevó mi host, pero dos noches tampoco dan para mucho. Eso sí, ¡tener en cuenta que esto es Estados Unidos y los bares y clubs cierran a las 3 de la mañana! Y, si os alojáis fuera de la ciudad y dependéis del Metro, comprobad los horarios pero el último tren durante los findes también es sobre las 3. 😉

Nota: es una pena que la información en Wikipedia en castellano a veces no sea tan detallada como la que figura en la página en inglés pero, por si aún así os interesa:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s