RadioTray: la radio a un click (Ubuntu)

Una de las cosas que más eché de menos cuando me vine a Estados Unidos era la radio. En casa la radio siempre ha sido algo que siempre estaba ahí, haciendo compañía. Por la mañana, en el coche o por la noche. He de decir que no soy una adicta a la radio, ni mucho menos. Puedo pasar perfectamente sin escucharla pero cuando está una sola en casa y enciende la radio, todo cambia: hay conversación, pasan cosas… ¡La casa se llena de gente!

Hoy en día no hace falta tener una radio en casa o a mano, con el teléfono podemos fácilmente bajar una aplicación de radio online, o conectarnos con el ordenador a la página web de la emisora. Es más, estas dos últimas opciones son las únicas posibles si lo que queremos es escuchar la radio no local, de una ciudad o país lejano.

Como alternativa a escuchar la radio vía web, hoy os voy a hablar de una aplicación de escritorio para Ubuntu, RadioTray. Se trata de una pequeña aplicación para escuchar únicamente la radio (de ahí lo de Radio) que vive en la barra superior de Ubuntu, la system tray o bandeja del sistema (y de ahí lo de tray). Con un pequeñito icono junto a la información de carga y al reloj, podemos lanzar un menú sencillo y directo que, con las funcionalidades básicas nos permite acceder a la radio de forma rápida y desde cualquier aplicación que no tome control de la pantalla al completo. Descubrí esta aplicación al poco de venirme a Estados Unidos, quería escuchar radio española y eso de andar buscando la pestaña con la radio en el navegador me resultaba muy incómodo.

Continue reading

Advertisements

Bizcoflán de chocolate… ¡Mágico!

Hace tiempo que quiero sacar una entrada de la nevera de borradores y hablaros de una receta mágica que llevé a una cena con los compañeros de la empresa. Como sabréis, aunque sea sólo por la publicidad de rebajas increíbles, la última semana de noviembre tiene dos fiestas en el calendario americano (o una fiesta y otro día extra que dan algunas empresas): Thanksgiving, el último jueves del mes de noviembre, y Black Friday, el día siguiente. nos r. La cuestión es que los compañeros decidimos reunirnos en casa de la jefa aquel fin de semana, el sábado, para celebrar juntos la fiesta. Aunque bueno, la jefa lo celebró dos veces: el jueves, como manda la tradición, y el sábado con nosotros. ¡Jartá a comer! Que en Estados Unidos es el equivalente a una cena de Navidad o Nochevieja en cuanto a cantidad de comida.

Yo me planteé llevar un postre, que es algo que difícilmente no gusta, y me lancé a probar una receta que me había pasado una conocida canadiense: un bizcoflán de chocolate. Pero es que encima ¡era mágico! Se ponen las capas en el orden 1-2-3 (caramelo, bizcocho, flan) y… ¡Al sacarlo del horno están 1-3-2!

Y, la verdad, volví a sorprender al personal y, otra vez, gustó mi postre. Poco después de presentarlo, quedaba ya solo ese cachitín.

Continue reading